La muerte. Comunicación del 1-12-2020

Vela pequeña encendida sobre fondo negro y reflejandose en la superficie de la mesa

TEMA: La muerte 

Queridos, tengo una pregunta para vosotros: ¿estoy vivo o estoy muerto? 

¡¡Estáis muertos vosotros puesto que no me contestáis!! 

E.- Estábamos esperando… estás vivo, muy vivo.

¡Estoy vivo!

J.L.- Vivo en otro plano 

Igual que vosotros estáis vivos en vuestro plano, la muerte es tan solo un concepto para poder distinguir los cambios que se producen en la evolución del ser. Es algo necesario para los diferentes niveles de manifestación, pero la muerte como tal ¡no existe! No puede existir puesto que todo es vida, evolución, creación, co-creación, manifestación, esencia pura, consciencia. Tan solo trascendemos los diferentes niveles de consciencia, tan solo nos deshacemos de aquello que ya no nos es útil para nuestra evolución; pero la muerte como tal no existe. Denomináis al Gran Arquitecto, al Gran Hacedor, como el Creador. Si es creador, solamente puede ser dador de vida. La creación es manifestación; la manifestación es vida. Solo hay vida, no hay muerte. 

Ya lo dijo un ilustre humano llamado Séneca: -¡No hay muerte solo vida!

¿Cuál es vuestra inquietud con respecto a ese cambio que llamáis muerte y que os resulta tan tremendo?

(Hay silencio).

¿No tenéis inquietud? ¿Se os agolpan las ideas, las preguntas, las dudas? O simplemente os dais cuenta que al ver el interior de vuestro ser, al conectar con vuestro corazón, con vuestra alma, no podéis encontrar ese aspecto llamado muerte? 

Discúlpame porque te he interrumpido… 

E.- La muerte, cuando te separa de los seres queridos… los que se quedan aquí sufren mucho.

Jejeje. Discúlpame, discúlpame, disculpa mi sonrisa porque es desde el corazón. Es porque ¿de verdad crees, y precisamente tú, con las diferentes pruebas que ya has tenido, que los seres queridos, simplemente por abandonar su traje, por cambiar de estado, nos abandonan? ¿De verdad crees, hermanita, como te gusta que te llame, de verdad crees que existe separación? ¡No hay separación! No puede haber separación cuando solamente hay unidad, cuando todos somos uno. Simplemente hay un cambio de estado, y debéis aprender, como estáis haciendo, como lleváis tiempo haciendo, debéis aprender a ver, a escuchar, a sentir a los que estamos a este otro lado de la orilla.  ¡No hay separación! Realmente es verdad lo que dices. Los que os quedáis en el plano físico sentís dolor; el duelo forma parte de la experiencia, el duelo es necesario, el sufrimiento es necesario también para que haya crecimiento, pero ese dolor, ese sentimiento de separación tan solo es una ilusión. Algo que está en vuestra mente, en la mente humana, porque si conectaseis con la consciencia Una, con la chispa divina que verdaderamente sois, somos, veríais, sentiríais, sabríais, que ¡NO HAY muerte! 

Por supuesto es comprensible que necesitéis el abrazo de vuestro ser querido, sentir su tacto, oír su voz, pero todo llegará, todo llegará. Simplemente tenéis que aprender a relacionaros de una manera diferente, y creedme porque os digo, de verdad os digo que cada noche cuando vuestra alma consigue liberarse de ese cuerpo denso, de esa materia que tantos dolores, que tanto peso tiene, cada noche os encontráis con vuestros seres queridos, y reís y os abrazáis y sois felices. No hay muerte, no hay separación, tan solo cambio. ¡Nada más; nada más! 

¡Ya! Pero duele; la muerte duele. ¡Lo sé! Es vuestra misión ayudar a comprender, a normalizar el proceso de la muerte, a iluminar a otras mentes, a otros hermanos y hermanas para que comprendan que la muerte es un viaje; pero que no es un viaje al más allá, porque ese más allá está más acá. Es tan solo una cuestión de vibración, una cuestión de frecuencia, de resonancia. 

¿Dónde enfocáis vuestra consciencia? En los momentos en que vivís, siempre vuestra consciencia está enfocada en la muerte, en la destrucción. También podéis enfocarla en la alegría, podéis enfocarla en la humanidad, en la amabilidad, en la paciencia, en la comprensión, en todas esas oportunidades que, dentro del caos, tenéis de servir al prójimo, a vosotros mismos, ya que todos somos uno y no hay separación. No es mi deseo convencer; tan solo expreso está verdad universal, espiritual. 

No confundáis vuestro cuerpo con vuestra verdadera esencia, no os confundáis, no sois un cuerpo, sois un ser maravilloso de luz, eterno, curioso, con mucha sed de conocimiento, con mucha sed amor, pero al mismo tiempo capaz de dar mucho, mucho amor, porque esa es vuestra esencia, vuestra naturaleza auténtica. Al igual que es la nuestra. Somos fruto del amor, del amor de Dios. No, no crea Dios desgracias, no nos pone a prueba a través de desgracias; las desgracias son consecuencia de los actos libres que la humanidad ha realizado a lo largo de los tiempos; cada uno es responsable de sus actos. Cada uno es responsable de su cosecha, de lo bueno, de lo malo, de lo regular… Pero al fin y al cabo la responsabilidad es el único medio por el cual se puede aprender, comprender, evolucionar. Nadie es castigado, incluso nadie es premiado. Cada cual es su propio dios, el propio manifestador, ya que todos somos co-creadores.
Os aburren mis palabras?

Todos: -No 

¿Pensáis que soy un vivo que está un poquito chalado? 

J.L.- no
Y.- no
E.- Un poquito agresivo, un poquito enfadado… 

¿Me encuentras agresivo? ¿Me encuentras enfadado? ¿Por qué, hermanita, voy a estar agresivo y enfadado cuando estoy exuberante por estar aquí entre vosotros? Cuando se supone que los muertos no hablan… Que los muertos están calladitos en la tumba… ¿O sois los muertos vosotros? 

Todos: -No 

No, mi niña, no, no estoy agresivo; no estoy enfadado. Quizás un poco pícaro. Pero, es que claro, el tema de la muerte es grotesco. Al menos para vosotros. Y hay que quitarle un poquito de hierro. Además, estamos entre muertos y estamos entre vivos, muertos-vivos, vivos-muertos. Todos somos uno. ¡Qué caos! ¡Qué lío! No estoy enfadado hermanita, no estoy enfadado ni agresivo. También tenemos sentido del humor en el otro lado. Ten en cuenta que estamos ahí por la eternidad. ¿Qué sería de una eternidad totalmente seria? De vez en cuando algún chiste está bien, ¿no? ¿Alguno de vosotros sabe algún chiste sobre la muerte? 

Todos.- no 

¿No? ¡Madre mía! ¡Menudo grupito! Sois un poco sosos, ¡que lo sepáis! ¡Sois un poquito sosos! Serios, muy serios, enfocados en los problemas, en las cosas trascendentes… está bien… Pero relajaos, disfrutad. ¿No decís que la vida, al fin y al cabo es un gran teatro? Pues así es, y parte de ese teatro también lo tenemos en el otro lado, diferentes funciones, diferentes personajes, diferentes experiencias, pero el conjunto de lo cual permite el crecimiento, el avance, el conocimiento. Se trata de experimentar, de vivir. De vivir vosotros y de vivir nosotros. Vosotros con cuerpo, nosotros no. Ah, ¡se siente! No os preocupéis, porque al final tenéis claro que estaréis donde yo estoy; finalmente desecharéis ese cuerpo, que por suerte va decreciendo, se va desgastando, ¿qué suerte no? ¡Que no duela! Jajaja, encima tenemos que estar agradecidos. ¡Ah, se siente…! 

Pero es lo que toca. Es lo que toca porque lo habéis escogido. Sois los únicos responsables. Los únicos creadores. Porque ese cuerpo, lo habéis creado, lo habéis formado. Vuestra alma, que es maravillosa, que es luz eterna, desde el momento de la concepción se ha estado ocupando en combinar los diferentes ingredientes, las diferentes energías, las diferentes moléculas, los diferentes niveles de consciencia, los diferentes ingredientes, incluso de los astros, para finalmente poder ser el maravilloso ser que sois.

Aunque algunos cuerpos estén ya un poquito escacharrados, pese a eso, sois maravillosos, muy maravillosos y tenemos que brindar por ello. ¡Ay! Lo siento, pero es que cuando me doy cuerda… ato cabos… 

¡Ah sí! Estábamos hablando de la muerte, pongámonos serios, muerte, muerte, muerte… ¿Estáis… u os habéis muerto? 

Todos.-Estamos 

¡Ah qué susto! ¡Si estáis muertos no os veo! ¿Estaré perdiendo yo la vista? 

Habladme. Poca gente habla con los muertos, realmente siempre nos piden cosas, ayúdame a esto, ayúdame a lo otro, o nos regañan. ¿Por qué te has ido? ¿Por qué te has ido? ¿Por qué me has dejado? Pero pocas veces conversan con nosotros de forma amigable… 

Tengo fortuna porque he encontrado este grupo… ¿cómo se dice…? Je, je, je, ¡he encontrado un grupo de frikis que habla con muertos! ¡Jajaja! ¡Ay! ¡Qué bien, me ha tocado la lotería! Bueno no, lo siento, en este lado no hay lotería.

Si hay cerveza, ¿eh? ¡Cerveza si hay! ¡Y buen vino! (A uno de los participantes le encanta la cerveza; es un guiño). Lo cierto es que lo creamos, co-creamos! Podríamos también co-crear la lotería pero sería un poquito absurdo; es que siempre ganamos todos. Jejeje, Mmmm. 

¡Que disparatado es todo! Vosotros en vuestros pensamientos sobre la muerte, la trascendencia, y claro, ¡os toco yo! …Pero si escucháis atentamente mis palabras, veréis que realmente no soy un guasón, aunque podéis pensarlo; las apariencias engañan. Las cosas no son lo que aparentan. 

La vida, la auténtica vida no es lo que vosotros llamáis vida. Uhm, no os preocupéis, ya lo sabréis, os tocará, estaréis aquí, nos saludaremos, ¡hasta podremos brindar con cerveza! ¡Con vino! Celebraremos la vida, la vida de verdad, la auténtica. No ese gran drama al que vosotros llamáis vida, que tiene todos los ingredientes para poder ser una vida feliz, plena, y os empeñáis en hacerla grotesca. Y no echéis la culpa a los políticos, ¡que siempre tienen que tener la culpa los políticos! Pero la verdad es que vosotros también tenéis vuestra capacidad para hacer, deshacer y cambiar. No digáis: -No, ¡es que no podemos hacer nada! !Excusas! !Excusas! !Excusas! Siempre, siempre se puede hacer algo. Y por Dios, ¡que sea algo positivo! ¡Haced cosas buenas!

Vosotros las hacéis, lo sé. Y por eso estoy aquí entre vosotros. Porque me gusta vuestra luz, vuestro corazón es como un imán, es un bálsamo sentir vuestra energía, sentir vuestra presencia, cuando os conectáis con nosotros, cuando nos llamáis, vosotros veis Luz, pero nosotros acudimos porque vemos vuestra luz, y es una luz hermosa. A veces un poquito apagadilla, ¿eh? ¡Pero es una luz hermosa! 

Y eso nos hace muy felices, y creed además que realmente podéis hacer grandes cosas, de hecho ¡las hacéis! Vuestro trabajo no acaba en vuestro día a día, y vuestro trabajo espiritual no acaba en estas meditaciones, en estos círculos; me es muy grato ver como cada noche, sois voluntarios espirituales que dejando el cuerpo en vuestra cama, acudís a nuestra frecuencia para no solamente reencontraros con vuestros seres queridos a celebrar la auténtica vida, sino también para ayudar a otras almas, para ayudar a la humanidad, para aportar vuestro granito de arena, y por eso, ¡os honro! Y os estoy totalmente agradecido, y me siento en deuda con todos vosotros. 

Disculpad mi tono del principio, simplemente quería aportar un poquito de risa, de energía más sutil, tenéis que aprender a contemplar la vida desde la perspectiva, involucraros porque soy herramientas, instrumentos necesarios, pero al mismo tiempo con perspectiva, para que la forma, las ilusiones del mundo en que os halláis, no os despisten, no os confundan. Nunca olvidéis quiénes sois, lo que sois y por tanto, las grandes cosas que podéis hacer. 

Cuando estéis aquí dónde me encuentro yo, descubriréis que pequeñitas cosas son grandes. Una sonrisa está llena de magia, una mirada tierna está llena de magia, no penséis que solamente en las grandes hazañas es donde se demuestra el valor; también se demuestra el valor cuando se está triste, cuando se está carente de afecto, y deseáis emitir una sonrisa hacia el prójimo. 

Se tiende una sonrisa, una mirada tierna hacia un paciente, cómo hace aquí esta hermana; o pese a que el cuerpo duele y se está cansado y parece que la vida es una eternidad de lucha y más lucha y no se puede descansar porque hay que seguir luchando, esto es también una gran hazaña, como sabe aquí el hermano…, y tú hermanita, la que este instrumento reconoce como la más hippie de todos. No es agresividad, es cariño. También sabemos de tu sufrimiento oculto y que pese a esto te repones y dices: ¡Hay que vivir! Y hay mucha generosidad, muchas cosas que también haces y no cuentas a nadie…, ni siquiera al instrumento a través del que hablo, aunque siempre dices que lo sabe todo de ti, ¡tú sabes que no! Uy, lo siento porque creo que esto está quedando grabado… Jejeje, pero bueno, no me chivaré de nada, ¡no te preocupes! 

Sois queridos, sois bien amados, sois grandes, sois maravillosos, sois útiles, sois necesarios. Sentid el amor que hay en vuestros corazones, compartidlo, no tengáis miedo a expresadlo, contagiadlo, ¡no importa si os llaman locos! Vuestra magia es necesaria y eso hace que juntos podamos seguir avanzando, y siendo un gran equipo. Mi amor está con vosotros. ¡Quedad en paz! 

Todos: -Gracias 

¿Te gustó este artículo? Siéntete libre de compartirlo con tus seres importantes, valorarlo y dejarnos tus comentarios...

Facebook
Twitter
LinkedIn

Valoraciones

0,0
Valorado con 0,0 de 5
0,0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Un comentario

  1. … este espíritu me cae bien…. jjeje… se agradece el buen humor, la naturalidad y la cercanía…porque con tanta seriedad el cielo se siente muy lejano, y no es así. Está aquí, entre nosotros. Gracias, gracias, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi newsletter y te tendré informado de todas las novedades, inicio de talleres, etc.

*Información requerida

Daniel Chumillas (Medicus Almae) usará la información aportada en este formulario para facilitarte información de próximas convocatorias una vez que seleccione la opción "Email".

Su información nunca será facilitada a terceros y está bajo el amparo de la ley de protección de datos. Tiene en todo momento el derecho a desuscribirse a través del enlace proporcionado o contactando por eMail con medicusalmae@danielchumillas.com

Utilizamos Mailchimp como nuestra plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para suscribirse, reconoce que su información será transferida a Mailchimp para su procesamiento. Leer más acerca de la política de privacidad de Mailchimp.

Intuit Mailchimp

Dime qué te ha parecido este artículo